Garantiza la capacidad de respuesta del Estado Mexicano para la protección integral de las mujeres, niñas, niños y adolescentes que viven violencias basadas en el género; coordinando acciones con los tres órdenes de gobierno, los tres Poderes de la Unión, la sociedad civil y otros actores.